Marihuana y Seducción: ¿Cuál es la Relación Entre Porro y ‘Levante’? Todos los Misterios Develados


0


Nota por Hernán Panessi publicada originalmente en El Planteo. Más artículos por El Planteo en High Times en Español.

Síguenos en Instagram (@El.Planteo) y Twitter (@ElPlanteo).

“Vamos a fumar un porro ahí”, canta Adrián Dárgelos, líder de Babasónicos, en “Risa”, una oda al coqueteo. ¿Será que el hashish y el “levante” pueden hacer un buen maridaje? Lo cierto es que el juego de seducción es un proceso complejo y la marihuana, con su diversidad de variedades y pegues, también.

Entonces, ¿fumarse un porrito ayudará a soltarse, a desinhibirse, a dejar de sobrepensar, a tener buenas primeras citas, a potenciar los sentidos, a darle una pitada y “salir a encarar”?

Contenido relacionado: Cómo Manejarte Si Tu Pareja No Usa Marihuana y Tú Sí

“La ansiedad social (y la timidez que provoca) es la emoción más vinculada con las dificultades a la hora de seducir”, cube Martín Rieznik, autor del libro La Ciencia de la Seducción, disertante de TEDx con su charla “Seducir para ser feliz” y responsable de LevantArte, la primera empresa dedicada al estudio y divulgación de conocimiento científico sobre seducción.

Me mata la timidez

En su libro La Ciencia de la Seducción, Rieznik cita a “Comorbidity in Power Shyness”, una investigación llevada adelante por T. A. Lorant, L. Henderson y P. G. Zimbardo, de la US Nationwide Library of Medication Nationwide Institutes of Well being, que asegura que “el 50% de las personas –encuestadas- se describen a sí mismas como tímidas”.

También, cita el estudio “Apply courting as therapy for faculty courting inhibitions” de los psicólogos Hal Arkowitz, Richard Hinton y William Himadi en el que sostienen que, para los jóvenes, “superar las inhibiciones que les impiden acercarse a las personas que les interesan en términos románticos o sexuales es una de las principales fuentes de preocupación, y no lograrlo puede conducir a problemas como la depresión o a dificultades en el desempeño laboral”.

En una encuesta realizada por el equipo de Arkowitz y sus colegas a 3.800 estudiantes, el 50% de los encuestados demostraron interés por participar en un programa de habilidades sociales y románticas. Y el 30% de ellos afirmaron sentirse de “algo” a “muy ansiosos” en sus citas románticas.

Me gusta verte reír

Ahora bien, ¿cómo impacta la marihuana en la ansiedad social y en la timidez? Y, de paso, ¿cómo afecta a las diferentes etapas en el juego de la seducción?

“Sin dudas, cada momento del juego es diferente. Hace poco hice una encuesta en mi Instagram en la que decían que, por ejemplo, a la hora de una primera cita, la mayoría absoluta prefiere evitar la marihuana. Y a la hora de encarar a desconocidos, también son muchos los que la evitan. Sin embargo, a la hora del sexo, esos números se revierten y la marihuana y la intimidad parecen ser buenos amigos”, asoma Rieznik.

A propósito, la médica ginecóloga y cursante del posgrado de sexología clínica Gabriela Murineddu señala que “los efectos de la marihuana en la respuesta sexual tanto femenina como masculina están directamente relacionadas con la cantidad consumida”.

Contenido relacionado: Las Cinco Preguntas sobre Porro y Sexo que Siempre Quisiste Hacerle a una Sexóloga Profesional

En ese sentido, investigaciones científicas como Guide de sexología y terapia sexual de Francisco Cabello o “The andrologist from medication of replica to sexual medication: the italian expertise” de A. Lenzi y EA. Jannini, afirman que el THC en dosis bajas puede tener efectos estimulantes sobre el sexo y mejorar los niveles de ansiedad.

Amplía la Dra. Murineddu: “Aumenta la capacidad de la fantasía, desinhibe, relaja, aumenta el deseo sexual y la habilidad comunicacional con la pareja, favoreciendo la intimidad y la cercanía emocional. Puede aumentar la sensibilidad táctil y auditiva, potenciando los sentidos y favoreciendo el placer sexual, especialmente en las mujeres. Mejora la ansiedad de ejecución, que se divide en varios factores: miedo al fracaso, necesidad de obtención de resultados, altruismo excesivo y autoobservación”.

Sin embargo, con respecto a la relación entre la ansiedad social y la marihuana, la evidencia científica es bastante ambigua.

“Considero que tiene que ver con que a todos nos pega diferente y que depende mucho de la variedad que fumes. Eso no siempre se contempla”, añade Rieznik.

Hashish y relajación

En el artículo “La relación entre consumo de cannabis y ansiedad social”, del periodista cannábico australiano Steven Voser, se citan estudios que llegan a conclusiones opuestas: algunos relacionan la marihuana con la ansiedad social, otros encuentran una relación inversa.

No obstante, la conclusión que parece ser sólida es que el CBD sí contribuye a disminuir la ansiedad social.

“Te diría que nadie fuma marihuana para sentirse más ansioso, pero estar relajado tampoco te hace mejor seductor, sobre todo en la primera etapa del juego de seducción, que suele requerir tomar acción determinada y más bien enérgica”, explica Rieznik.

Contenido relacionado: Conocé a Antuanette Gómez, la Joven Empresaria en la Intersección de la Marihuana y la Salud Sexual

Y, enseguida, se suma Cuchi Laino, onlyfanera y experta en seducción: “¿Sirve el porro para el levante? Y… depende el caso y la persona pero, para mí, es supreme para relajar y llegar sin tantas inhibiciones. Crea el temper perfecto para no sobrepensar tanto y actuar. Yo lo recomiendo al 100%, en todas las etapas de la cita”.

En el estudio de la colombiana Laura Andrea Ramírez Medina, “Representaciones de las experiencias de consumo recreativo de marihuana en adultos usuarios de foros virtuales” de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, se concluyó que: “Dentro de las motivaciones para el inicio y mantenimiento del consumo más encontradas en los relatos, se encuentra la búsqueda de sensaciones de relajación y disminución de tensión emocional; lograr sensaciones de bienestar y diversión, así como la potenciación de sensaciones”.

De hecho, en esta investigación, el consumo de marihuana fue catalogado como “un facilitador de relaciones interpersonales, acrecentador de empatía y herramienta que posibilita la comprensión del otro”.

“Puede ayudar en la desinhibición”, insiste Cuchi Laino, “en el efecto que genera en el cuerpo de excitación sexual y relajación, en generar conversaciones fluídas e interesantes o también divertidas para reírse flasheando”. Para Laino, en resumen, tiene “muchos puntos a favor”.

Cuidado con el porro

En su reverso, ¿el consumo persistente o elevado puede traer algunos puntos negativos? La respuesta más corta es “sí”.

Se explaya la Dra. Murineddu: “Los efectos negativos pueden ser la pérdida de conexión con el otro, con disminución del deseo sexual. En los hombres, dificultad para conseguir y mantener la erección y retraso en la eyaculación. Algunas mujeres experimentan disminución de la lubricación vaginal con dolor en las relaciones sexuales (dispareunia) y dificultad para llegar al orgasmo. Hay evidencia en la reducción de los niveles de testosterona, con disminución de la producción y movilidad de espermatozoides”.

Contenido relacionado: Psicodélicos y Fiestas Sexuales: ¿Sí o No?

Al toque, se monta Laino: “Si la persona no está muy acostumbrada a fumar, o tiene problemas de ansiedad y está muy nerviosx por la cita, tal vez la marihuana acentúe ese estado. Se me ocurre que puede ser raro si la otra persona no fuma o si el otro está re en otra, puede perjudicar”.

Las etapas de la seducción

La mayoría de los autores y científicos que investigaron los sinuosos caireles de la seducción coinciden en que tiene tres etapas: “Atracción” (cuando la otra persona llama tu atención), “Conexión” (cuando conectás con esa persona conversando) y, finalmente, “Seducción” (cuando intiman).

Ahí anida la base del especialista Rieznik a la hora de desarrollar sus conversatorios, podcasts y talleres.

Sería algo así como el inicio, el desarrollo y el closing. En basic se coincide también en que la energía de la interacción es decreciente: en la etapa de ‘Atracción’ suele ser el pico de energía (pensemos en dos personas que se conocen en un bar o un boliche), en la etapa de ‘Conexión’ disminuye un poco la energía (pensemos en una cita o salida conjunta) y en la etapa de ‘Seducción’ más aún (pensemos en los dos solos conversando en un dwelling)”, desgrana el referente de LevantArte.

¿Fumamos uno?

¿Y qué pasa con el hashish? “Conociendo las etapas y las respuestas a las encuestas y a las conversaciones con amigues (y mi propia experiencia) pienso que la marihuana puede ser útil en la etapa de ‘Conexión’ y ‘Seducción’ pero no tan buena compañera en la etapa de ‘Atracción’, donde se requieren niveles más altos de energía”, hace close-up Rieznik.

Usualmente, los estudios científicos que existen sobre relaciones interpersonales y hashish no suele diferenciar entre “sexo y seducción”. De esta manera, suele ensalzarse el hecho de la “conexión”.

Contenido relacionado: Viajar en Pareja: Cómo los Psicodélicos Pueden Fortalecer tu Relación

Rieznik contradice ese aspecto: “Puede ser útil para conectar pero para encarar de cero, para salir ‘de levante’ la mayoría prefiere no fumar mucho”.

Además, siempre está presente el tema de las variedades indicadas. Y, allí, los expertos hablan de la “sativa que activa”.

“Creo que, como todo, la clave está en el equilibrio: una copa de vino seguro que te ayuda a que todo fluya en una cita; y diez copas de vino te tiran la cita a la basura y terminás abrazando al inodoro”, apunta Rieznik.

Y en la ristra de excusas para el levante, también se utiliza a la marihuana como un gancho, para tener una actividad “en común”. ¿Vamos a fumar uno? El hashish como herramienta de cohesión social, el churro como cita. “Es la excusa perfecta y la he usado más de una vez, así como también la han usado conmigo. Es la típica, jaja”, cierra Laino.

Más contenido de El Planteo:





Source link


Like it? Share with your friends!

0

0 Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *